Una jornada de playa y nieve con el Nuevo Ford Fiesta

Escapada

Te retamos a que, en solo unas horas, pases de deslizarte por la nieve a tomar el sol en la arena. Vete metiendo tus tablas y una toalla en el maletero, porque es posible: el nuevo Ford Fiesta lleva tantos avances tecnológicos que, nada más ponerte al volante, siempre da la sensación de poder llegar allí donde te propongas.

El Nuevo Ford Fiesta es un concentrado de tantas tecnologías que, a pesar de su tamaño compacto, te tienta con retos en cuanto te pones al volante. Los 12 sensores ultrasónicos, tres radares y dos cámaras que recorren su carrocería te permiten tener un control absoluto en 360 grados: el nuevo Fiesta lee las señales de tráfico, detecta peatones en la calzada (¡incluso de noche!), te avisa si cambias involuntariamente de carril, activa los frenos en caso de colisión e incluso aparca sin necesidad de que toques el volante, como si lo movieran una manos invisibles.

A todo esto hay que añadir un comportamiento deportivo y aplomado (da la impresión de tener un coche más grande entre manos), espacio interior notable para escaparte con quien tú quieras y motores eficientes con potencia de sobra, pero siempre conteniendo el consumo y las emisiones. Como por ejemplo, su revolucionario bloque de tres cilindros y un litro EcoBoost, que de su tamaño ultra compacto logra extraer unos poderosos 125 CV.

FordFiesta2017_Dingo_067

En definitiva, aunque el nuevo Ford Fiesta es el mejor aliado para zigzaguear con agilidad por el tráfico urbano, también te pide a gritos salir a la carretera a vivir experiencias increíbles. Nosotros te proponemos dos, que al mismo tiempo son un reto: pasar una jornada de esquí y playa en el mismo día. Suena complicado, ¿verdad?

Estamos convencidos de que lo vamos a conseguir al volante del nuevo Ford Fiesta. Encendemos el navegador, su impresionante sistema de sonido B&O Play, ponemos nuestra música favorita… ¡Y a conducir!

De Serra da Estrela a Figueira da Foz, en Portugal

Esta sierra, cuya máxima cota roza los 2.000 metros, se encuentra en el centro de Portugal. Además de una vasta extensión de paisajes y vistas impresionantes, aloja la única estación de esquí del país, la Estância de Serra da Estrela Ski. Cuenta con más de 20 pistas balizadas y naturales con diferentes grados de dificultad para practicar esquí, snowboard y otros deportes de nieve.

Partimos de aquí y, puesto que el reto es disfrutar de unas cuantas bajadas, nuestro consejo es que estés allí a las 8.30 de la mañana (a esa hora no tendrás problema para aparcar tu Ford Fiesta). Podrás disfrutar de tres horas de esquí, y como es una estación recogida, incluso recorrerte sus siete kilómetros pistas, antes de partir a nuestro siguiente destino.

Carretera en la Serra da Estrela. ©Paulo Resende, istock

Carretera en la Serra da Estrela. ©Paulo Resende, istock

La añorada (e interminable) playa de Figueira da Foz, con el arenal más extenso de Portugal continental, está unas dos horas por la ruta más rápida, esto es: la autovía A14. Desde la estación deberás tomar antes, eso sí, la carretera N231 y desviarte por la N17 en dirección Coimbra. Y desde allí te desvías de nuevo a la autovía que te lleva directamente al pequeño pueblo y puerto portugués. En total son 146 kilómetros los que separan colgar las botas de esquí y tender tu toalla en la arena.

No te aconsejaremos que te pongas el bañador en esta época del año, pero es muy probable que disfrutes de un día soleado y una temperatura en torno a los 15 grados si logras llegar, como hemos planeado, sobre la 13.30, esto es: justo después del mediodía. Y siempre puedes tomar nota y repetir esta experiencia en verano para darte un chapuzón.

Nuestro consejo:

Para celebrar que has conseguido el reto al volante de tu Ford Fiesta, acércate a la Taverna Ti Joao en la calle Poeta Acacio Antunes, 7, de Figueira da Foz. Y date un homenaje de pescado, marisco o sus múltiples carnes. Elijas lo que elijas, todo está delicioso. Por eso, es mejor que reserves antes en el +351 233 094 542. ¡Siempre se llena!

De Sierra Nevada a Motril

La estación de esquí de Sierra Nevada es enorme: tiene más de 100 kilómetros de pistas balizadas. La más larga es El Águila, en la que te deslizas durante más de seis kilómetros. Cuenta, además, con un desnivel esquiable de 1.200 metros, el mayor de España. La cota máxima también es de las más altas: 3.300 metros. Tienes mucho que esquiar, de modo que lo mejor es estar allí desde las 8.30, hora en la que abren el telesilla Parador. Puedes disfrutar durante tres horas de tu deporte antes de volver a tu Ford Fiesta para dirigirte a tu siguiente destino.

Panorámica de Calahonda. ©Fotomicar, istock

Panorámica de Calahonda. ©Fotomicar, istock

La playa de Motril está a 1 hora y 20 minutos si vas por la autovía A44. En total, recorrerás algo menos de 100 kilómetros. Antes de coger esta autovía deberás bajar de la sierra por la A-395 durante unos 30 kilómetros. Motril es un pueblo en el que, por su situación, brilla el sol casi todo el año. Si sigues nuestras recomendaciones llegarás poco después del mediodía, de modo que la temperatura será lo suficientemente cálida para que puedas disfrutar de un rato en la arena contemplando el mar.

Nuestro consejo:

Acércate a Calahonda, una pedanía de Motril. Su playa tiene unas vistas increíbles al mar, y están bañadas por aguas cristalinas. En verano suele llenarse, pero esta época del año es perfecta para pasearla de punta a punta con total tranquilidad.

Descubre FiestaDescarga tu catálogoConoce la tecnología Ford SYNC