Sabor en Huelva, la nueva Capital de la Gastronomía

Gatronomía

Desde siempre, en Huelva se come estupendamente, no es secreto alguno. Pero su proclamación como Capital Española de la Gastronomía 2017 hace que nuestros GPS se dirijan automáticamente a ella: ¡imposible resistirse a sus tentaciones para el paladar!

La despensa de Huelva pareciera que no tiene fin; seguramente por eso en ella ha recaído el título honorífico de Capital Española de la Gastronomía 2017, instituido por la Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET), toda una distinción y un espaldarazo económico y mediático para las ciudades que lo consiguen.

Huelva es una fiesta gastro en la que solo faltas tú. Y si a eso le sumamos su increíble colección de playas y tesoros naturales como Doñana, nos encontramos con una excusa perfecta para tomar el volante de nuestro Ford y echarnos a la carretera en busca de sus sabores. ¡Allá vamos!

¡Toma despensa!

Las habas enzapatás, el potaje de vigilia y los garbanzos con espinacas, el pescaíto frito o el mejor jamón del mundo son solo algunas de las exquisiteces gastro que saciarán al viajero ‘foodie’ que llevas dentro, pero las propuestas con que te espera Huelva son muchas más e igualmente sabrosas. Hay mariscos como el langostino, la gamba blanca, los camarones, la langosta y la cigala; moluscos como las coquinas (exquisitas con perejil, ajo y vino blanco), y la almeja y pescados como el atún, el pargo, la corvina, el lenguado, el salmonete, la aguja palá (el pez espada), la mojama y, sobre todo, el choco frito o asado.

El cerdo ibérico criado en Jabugo es uno de los mejores de España, y a sus legendarios jamones le complementan los embutidos, pero también cortes como la pluma o el secreto; la huerta es rica y reinan en ella la fresa y el fresón (los más cotizados de España). Y para regar todo este bodegón renacentista de colores, olores y sabores, nada como un vino de Almonte o el ponche colombino, el trago típico de la ciudad, a base de vino blanco, gaseosa, azúcar y melocotones.

Cerdo ibérico en la estepa de Aracena, Huelva

Cerdo ibérico en la estepa de Aracena, Huelva

Donde el choco es el Rey

Sí, la despensa de Huelva parece y casi es infinita. Pero en ella hay un rey, el choco (la sepia), preparado de mil y una maneras: rebozados, con habas, en albóndigas, fritos, guisados… La pasión de Huelva por los chocos no parece tener límite, hasta el punto de que a los onubenses se les conoce cariñosamente como choqueros, y en lugares como Paco Moreno (Paseo de la Independencia, 18), el típico “restaurante-de-toda-la-vida”, lo vas a comprobar, compartiendo mesa y mantel con hipsters a la última y parroquianos de siempre: la fama de su pescaíto frito, sus chocos, sus acedías o sus jureles trascienden la ciudad. Muchos dicen que sus gambas son las mejores de Huelva.

El Nuevo Mercado del Carmen (Avenida de Italia, 2) es el mejor punto de abastos de la ciudad y no defrauda: bullicioso, repleto de bancas con auténticas montañas de pescados y mariscos a los que el calificativo de “frescos” se les queda corto y que alimentan las cocinas de hogares y restaurantes de toda la urbe. No tendrás que caminar mucho para comprobar sus exquisiteces: allí mismo está la legendaria Casa Miguel, que lleva desde mediados del siglo XIX dejando mudos de asombro, y ahítos de sabor, a quienes se regalan unos tollos con tomate (lomos de tiburón pintarroja secados al sol), la raya al pimentón, los chocos con habas o el arroz con chocos. ¡Te quedarás sin palabras!

Playa de Matalascañas, Huelva

Playa de Matalascañas, Huelva

Mucho en cada rincón

Cualquier momento es bueno para disfrutar de la gastronomía de Huelva. Tal es así que muchas de las paradas de autobús de la ciudad son ahora ‘gastro-paradas’, en las que se informa de los bares y restaurantes próximos; durante la pasada Semana Santa se disfrutó de la Ruta Gastronómica Cofrade (que se repetirá todos los años). En ella participaron cerca de 80 bares y restaurantes con sus recetas típicas de la época (potajes, torrijas, pestiños, hornazos…) y, durante todo el año, promocionan un plato tradicional que cambia semanalmente a precios económicos en establecimientos de toda la ciudad. Son las Semanas Temáticas ‘Mil Sabores’.

Otra información de interés, en Huelva se come muy bien y, también, muy barato. Acánthum (San Salvador, 17) es el restaurante con estrella Michelin de la ciudad, y a una acertadísima revisión contemporánea de la cocina tradicional onubense. Lánzate al tartar de jamón ibérico y yema curada o la hamburguesa de, cómo no, chocos con ortiguillas de mar y gambas para comprobarlo. Además de rico, probablemente sea el más barato de todos los restaurantes estrellados de España (entre 40-70 euros por comensal).

La calle principal de Huelva, la avenida Martín Alonso Pinzón, es perfecta para pasear por ella: peatonal y repleta de ambiente y, si aprieta el hambre, la parada es en Kalaka y La Mirta, donde podrás entregarte al noble arte del tapeo. En la Capital Gastronómica de España 2017 las tapas son abundantes, sabrosas y, cuando no son aperitivo cortesía de la casa, muy económicas. Compruébalo en cualquier bar, aunque una apuesta segura son los de la muy transitada calle Vázquez López, con los populares Fonda de María Mandao o Azabache.

Paseo marítimo de Isla Cristina, Huelva

Paseo marítimo de Isla Cristina, Huelva

Y después de comer… ¡a la playa!

La propia ciudad, de espaldas durante años a las marismas del río Odiel, ha recuperado el mar y lo ha incrustado en su día a día con el precioso paseo marítimo de La Ría, de cinco kilómetros de longitud. Desde él se pueden disfrutar imponentes puestas de sol. Para disfrutar del sol atlántico y de los amplísimos arenales de la provincia seguimos la línea de costa con nuestro Ford. La provincia de Huelva tiene más de 120 kilómetros de litoral en los que se encuentran 25 playas y calas, una colección de parajes que se ha dado en llamar ‘la luz de Andalucía’, y entre las que se encuentran algunas de las mejores playas de la costa andaluza.

En Almonte se encuentra la playa del Loro, de casi tres kilómetros de largo y protegida por las ruinas de la Torre del Loro, un remanso de paz de acceso complicado pero cuyo estado, casi virgen, merece la pena. Desde la playa de Isla Canela, repleta de historia, en la frontera con Portugal, hasta la de Matalascañas, puerta de entrada al Parque Nacional de Doñana, te aguardan parajes espectaculares como Punta Umbría (con playas como la de Los Enebrales, El Portil o la de la Ría) o Isla Cristina, con trece kilómetros de arenales como El Cantil, la Punta del Caimán o la de Islantilla, compartida con Lepe.

Barcas varadas en la playa de Isla Canela

Barcas varadas en la playa de Isla Canela

Inmensos arenales con sitio para todos, con espacio para chiringuitos y restaurantes en los que regalarte placeres sencillos como comer pescaíto frito con cerveza fría. Y si eres practicante de deportes náuticos, son lugares estupendos para pasar el día practicando windsurf. ¡Feliz Viaje!

¿Qué Ford te gustaría para este viaje? Descarga tu catálogo Entra y configura tu Ford