Las mejores chimeneas en carreteras secundarias… ¡Que no te encuentren!

Escapada

Invierno, chimenea, carreteras secundarias. Conducir hasta llegar a un salón, a una habitación calentada por la lumbre. Pocas cosas son tan reconfortantes como poner las manos sobre el fuego en un día frío y quedarte anestesiado viendo cómo chisporrotean los leños de olivo. Descubre una experiencia joven, relajante, romántica y distinta en esta guía para escapar de la gran ciudad.

El mejor efecto placebo anti estrés está en algunos hoteles que han hecho del invierno su aliado. Estos son cuatro lugares muy especiales de los que no querrás salir, dan mucho juego y a los que llegarás fácilmente en tu Ford.

Consolación. Vistas, silencio y chimeneas colgantes

Consolación, Teruel

Consolación, Teruel

“Su encanto, discreto y sutil, descansa en la armonía del paisaje natural, los bosques de pinos, almendros y olivos”, dicen los propietarios de este hotel de 12 habitaciones con chimenea tan único como el lugar que lo acoge, la comarca turolense del Matarraña. Una gran desconocida que sorprende tanto como Consolación. El nombre lo toma prestado de la ermita del siglo XVI donde los vecinos de Monroyo llevan siglos celebrando su romería. Junto a ella está la recepción, primer golpe de modernidad en un hotel premiado por su arquitectura, inspirada en el trabajo de Craig Ellwood. Dos habitaciones –una barroca con armario eduardiano, la otra nórdica con lámparas de Alvar Aalto-, biblioteca, patio y restaurante en el antiguo cobertizo forman el edificio principal. Pero el alma de Consolación son sus 10 cubos de madera, levantados en plena naturaleza frente a un bosque infinito. La bañera escavada en el suelo de pizarra negra, la chimenea colgante y la pared de cristal sobre un acantilado para disfrutar de la puesta de sol son las grandes bazas de estos cubos a los que se llega por un jardín tapizado de romero y tomillo. Aquí todo son vistas: desde la cama, desde la terraza, desde la bañera, desde la ducha. Vistas, silencio y lumbre. Diseño y naturaleza. Una base perfecta para conocer los pueblos cercanos (Calaceite, Morella), el Teruel judío, hacer senderismo, bici, kayak, cursos de cocina o catas. Un gran descubrimiento para quedarse a vivir sin más tecnología que el sistema SYNC de tu Ford.

Consolación. Carretera Nacional 232, km 96. Monroyo. Matarraña, Teruel. Tel. 978 85 67 55 / www.consolacion.com.es / www.rusticae.es

Casas do Côro. Música y lectura para tardes de invierno

Casas do Coro, Marialva, Portugal

Casas do Coro, Marialva, Portugal

Este no es un hotel al uso. Este es un pueblo en toda regla: la parte alta de Marialva, una de las aldeas históricas más importantes de Portugal, cuya rehabilitación es la pasión y obsesión de Paulo y Carmen, propietarios de Casas do Côro. La pareja ha recuperado diez edificios al pie del castillo, rodeados por la muralla. Situado en la región de Guarda, con sus olivos y almendros, tiene un apetecible jacuzzi panorámico en una pequeña cabaña y un salón en el edificio principal que, al calor de la chimenea, propone sala de lectura y música para tardes de invierno. También tienen chimenea las nuevas suites con decoración clásica, mantas a los pies de la cama y un detallazo de bienvenida: la botella de Oporto, como manda la tradición en este rincón del mundo. Aquí se quedó, en la cima de una colina, la suite ecosostenible y viajera de Rusticae, decorada por Tomás Alía. Quienes quieran disfrutar de este pequeño laboratorio del futuro pueden hacerlo con las mejores vistas y la máxima privacidad. Pero si hay algo que distingue a este hotel es su punto romántico: en la atmósfera, en los desayunos (pan de leña, mermeladas caseras, zumos naturales, tartas de manzana y fresas de su huerto), en las cenas. Al final del día, el comedor con mesas de anticuario cobra todo el protagonismo. Velas, manteles de hilo, cristalería, cubertería, cocina de la tierra y los mejores vinos del Duero. También organizan visitas al Parque Natural do Douro Internacional, Patrimonio de la Humanidad, con catas en las fincas de vino de Oporto, a las cuevas rupestres de Coa, al sitio arqueológico de Freixo de Numao o a la villa medieval de Trancoso.

Casas do Côro. Largo do Côro, 6430-081 Marialva, Portugal. Tel. +351 917 552 020 / www.casasdocoro.pt

A Quinta da Auga. El hotel que fue fábrica

A Quinta da Agua, Santiago de Compostela

A Quinta da Agua, Santiago de Compostela

Un edificio con mucho uso. Sus muros no han descansado desde que se construyó en el siglo XVIII como la fábrica de papel de Laraño, la más grande de Galicia en la época preindustrial. Después fue batán de lana, aserradero, fábrica de cerveza y, por último, de hielo. En los años 40 del siglo XX quedó abandonado, y así estuvo hasta que las actuales dueñas lo compraron en 2003 para convertir sus ruinas en un hotel con encanto. Madre arquitecta e hija directora se pusieron manos a la obra y, tras seis años de rehabilitación, vuelve a lucir en todo su esplendor. Tanto que es el único Hotel Spa Relais & Chateaux de Galicia. El río, la finca de 10.000m2, la cercanía a Santiago de Compostela, las paredes de piedra y los detalles en cada rincón –incluida la tradicional chimenea del salón- son todo un espectáculo. Las habitaciones y suites son diferentes, con personalidad propia y vistas al jardín, amplias y cálidas. Piedra, papel en la pared, antigüedades, muebles contemporáneos. Y un spa accesible desde la zona de las habitaciones con circuito, carta de masajes, terapias, estética facial y corporal de alta cosmética biológica de Dulkamara Bamboo. Senderismo, villas costeras, naturaleza y la ciudad del apóstol en el corazón de Galicia.

A Quinta da Auga. Paseo da Amaia 23b, Santiago de Compostela. Tel. 981 534 636 / www.aquintadaauga.com

El Racó de Madremanya. Una masía del XVII en el triángulo de oro

El Racó de Madremanya, Girona

El Racó de Madremanya, Girona

En un pueblo medieval que conserva el trazado original, la iglesia del siglo XIV, los arcos y las casas en curva rodeado del paisaje típico del Empordà, la masía del siglo XVII rehabilitada por Iván y Josep es una muestra perfecta de lo que hoy entendemos por un hotel con encanto. Los espacios acristalados y las 12 habitaciones (cuatro de ellas suite) ponen el toque moderno. El salón de bóveda y la cocina de carbón en hierro colado recuerdan la tradición de las masías. En invierno, las chimeneas encendidas son el mejor reclamo para la lectura en grandes sillones junto a los ventanales que dan al jardín. En este hotel solo para adultos tienen también servicio de masajes y tratamientos. Y al estar en el triángulo de oro de Cataluña, la arquitectura gótica, el arte románico, los pueblos encantadores, los paisajes tranquilos y el arte daliniano están asegurados. De hecho, el Castillo de Púbol está a solo cinco kilómetros (el más cercano de los museos de Dalí, en una ruta que se completa con Figueres y Port Lligat). También quedan cerca los históricos Peratallada, Pals, Sant Martí Vell, Monells o el barrio judío de Girona. Y unos pocos kilómetros más al este, los pueblos de la Costa Brava o las ruinas griegas y romanas de Empúries. Para terminar de convencer, desde el hotel gestionan salidas a caballo y vuelos en globo.

El Racó de Madremanya. Processó 1. Madremanya, Girona. Tel. 972 490 649 / www.turismoruralgirona.com

¿Qué Ford te parece mejor para viajar? Puedes solicitar aquí prueba de vehículo Descarga tu catálogo Entra y configura tu Ford