Una escapada de cine

Entre el rodaje de Juego de Tronos, a punto de comenzar en Sevilla y Osuna, y Rodolfo Valentino vestido de torero en “Sangre y arena” han pasado casi 100 años en los que Hollywood (y ahora la televisión) se ha empeñado en inmortalizar España en la pantalla. Por aquí han pasado Welles, Spielberg, Lucas o Soderbergh, los grandes spaghetti western y la triunfadora Lawrence de Arabia, una película con siete Oscars. Coge tu Ford y prepárate para un viaje de cine: Los escenarios más legendarios de España.

Juego de Tronos, ‘Spain is coming’

Es la serie del momento. La más potente, la más cuidada, la más seguida. Juego de Tronos (www.hbo.com/game-of-thrones) nos tuvo en vilo hasta que anunció el rodaje de la quinta temporada en Andalucía, convirtiendo a España en el séptimo país por donde pasa. Sevilla y Osuna darán vida al reino de Dorne, el más cálido en la fábula de George R. R. Martin, que lo describe así: “La fruta madura en los árboles y las naranjas caen al suelo, donde impregnan todo de olor”. Para los productores, Sevilla se parece mucho al reino imaginado en la saga, “un pueblo de sangre ardiente que se enfurece deprisa y tarda en perdonar”.

Universidad y Colegiata de Osuna

Universidad y Colegiata de Osuna

Los fans que quieran recorrer estos escenarios tendrán que viajar hasta Osuna para ver la Colegiata, las Canteras, la universidad y la plaza de toros. En Sevilla, los patios y salones del Alcázar, un monumento lleno de intrigas y asesinatos desde el siglo XI, representarán Los Jardines del Agua de esta corte sureña donde manda el nuevo príncipe Doran Martell. El rodaje empieza en octubre y, según nos confirma Piluca Querol, directora de Andalucía Film Commission, será “un plan de trabajo muy intenso, con un solo día de descanso a la semana”. Juego de Tronos ha hecho un casting multitudinario entre 6.000 personas. También buscan a un doble de Tyrion Lannister, el más empático de los personajes. “Será el proyecto más grande, por encima de cualquier otra película o producción que hayamos atendido”, declaran desde AFC, creada en 1998 como enlace entre las productoras y la industria local. De hecho, el rodaje de Juego de Tronos dejó 98 millones de euros en Irlanda del Norte el año pasado, generando 5.000 empleos y un incremento del 32% de turistas.

Jardines del Alcázar de Sevilla

Jardines del Alcázar de Sevilla

Precisamente para eso, para atraer a turistas cinéfilos que buscan escenarios de película, Spain Film Commission presentará a finales de año la aplicación para móviles “España, destino de cine”. Reconociendo la posición del usuario mediante geolocalización, esta app propone anécdotas, fotos y datos curiosos sobre los rodajes de Hollywood en España, desde que el mismísimo Rodolfo Valentino se vistiera de luces en 1922 para rodar en Sevilla “Sangre y arena”.

1955. Orson Welles

Colegio de San Gregorio (Valladolid)

Colegio de San Gregorio (Valladolid)

Aquel año se estrenó “Mister Arkadin”, la peli que escribió, dirigió y protagonizó Orson Welles sobre un contrabandista que investiga el pasado del misterioso magnate Arkadin. Hermana pequeña de “Ciudadano Kane”, esta cinta fue la primera de las que rodó en Europa. Segovia, Madrid, Sevilla, Gerona, Barcelona y Valladolid acogieron al equipo. En esta última ciudad, Welles eligió el claustro del Colegio de San Gregorio (sede del Museo Nacional de Escultura) para el baile de máscaras. No fue muy cuidadoso: al parecer tiraba cables por todas partes y estuvo a punto de provocar un incendio, pero despertó tal expectación en la ciudad, que hasta Miguel Delibes participó como extra. Diez años después, el gran Welles repitió en nuestro país con “Campanadas a medianoche”, genial adaptación de varias obras de Shakespeare para la que recorrió Calatañazor y Santa María de Huerta (Soria), Barcelona y Cardona (Barcelona), Madrid y Colmenar Viejo (Madrid), Pedraza (Segovia), Puerto de San Vicente (Toledo), La Alberca (Salamanca), Larráun (Navarra) y Ávila.

 

Lawrence de Arabia, la triunfadora

La madre de todos los rodajes extranjeros en España se estrenó en 1962 y ganó siete Oscars. El director David Lean y sus actores, capitaneados por Peter O’Toole, recorrieron Almería, San José, Níjar, Tabernas y Carboneras (Almería), Sierra Nevada (Granada) y Sevilla. En esta última ciudad escogieron la Casa de Pilatos para el encuentro entre Lawrence y el general Allenby, la Plaza de España como cuartel general británico en El Cairo, el Hotel Alfonso XIII, donde se alojaba el equipo, para recrear el club de oficiales, y la Plaza de las Américas como Jerusalén. En la playa del Algarrobico se levantó la ciudad jordana de Aqaba: 200 personas trabajaron durante tres meses para construir 300 edificios falsos. Contrataron a 400 extras y alquilaron cientos de caballos. Por comprar, compraron hasta dos locomotoras y varios vagones a Renfe para volarlos (con dinamita de verdad, sin efectos especiales) en las dunas entre El Toyo y San Miguel de Salinas. El parque Nicolás Salmerón de Almería recreó dos ciudades: la salida de las tropas árabes de Damasco y la entrada de Lawrence en El Cairo. Y en el desierto de Tabernas se plantaron palmeras que aún sobreviven. Como sobrevive El Dorado, el hotel de Eddie Fowlie. Encargado de buscar localizaciones para el film, Fowlie se enamoró de Carboneras y compartió durante años su residencia con Lean, que también rodó en Soria “Doctor Zhivago” (1965).

Rodaje de 'Lawrence de Arabia' en Almería (1962)

Rodaje de ‘Lawrence de Arabia’ en Almería (1962)

Lo nuestro son los spaghetti western

Desierto de Tabernas (Almería)

Desierto de Tabernas (Almería)

Si por algo es conocido España en el cine, es por ellos. Tuvieron su época dorada, con títulos como “El bueno, el feo y el malo” (1966) del gran Sergio Leone, que también rodó aquí “Por un puñado de dólares” (1964) y “La muerte tenía un precio” (1965). El famoso desierto de Tabernas fue su gran plató, donde se levantaron los poblados del Oeste americano. Pero también viajó hasta Hortigüela, Contreras, Carazo y Salas de los Infantes (Burgos), Hoyo de Manzanares, Aldea del Fresco y Colmenar Viejo (Madrid), Guadix y La Calahorra (Granada). Otros clásicos hechos en España, ya fuera del género western, son “Moby Dick” (1956) de John Huston, “Cleopatra” (1963), “55 días en Pekín” (1963), rodada en Las Rozas (Madrid) y producida por Samuel Bronston, un incondicional de nuestro país, o “Espartaco” (1960), dirigida por Stanley Kubrick y realizada en Madrid, Guadalajara y Alcalá de Henares con casi 9.000 extras, muchos de ellos soldados del Ejército español.

Steven Spielberg. Cádiz es Japón

El Midas del cine buscaba localizaciones en Israel y Kenia para “El imperio del sol” (1987) cuando se topó con un vídeo de las marismas de Trebujena (Cádiz), y se enamoró de sus atardeceres. Allí, en la finca ‘Alvantus’, a orillas del Guadalquivir, recreó la luz de Japón. Su equipó construyó una estación de tren, un aeropuerto, un estadio olímpico, un campo de concentración y un hospital. Unos 1.500 extras y cientos de técnicos trabajaron durante seis semanas a las órdenes del director de 39 años. Carpinteros, electricistas y peones levantaron los decorados (naves, templos, hangares). La precaria economía local floreció con la llegada de Spielberg y su película de 30 millones de dólares. Warner Bros contrató a extras “rubios y delgados, de apariencia inglesa” en Trebujena, Sanlúcar y Lebrija. Los vecinos regalaron al cineasta un catavino con su nombre en letras de oro. A modo de agradecimiento, la cinta protagonizada por Christian Bale se exhibió por primera vez, sólo para los extras, en el Cine Jerezano.

Trebujena (Cádiz)

Trebujena (Cádiz)

Spielberg volvió con “Indiana Jones y la última cruzada” (1989), rodada en Almería, Níjar y Tabernas (Almería), y en Huétor y Guadix (Granada). Entonces no había tanto control, y cuenta la anécdota que las gaviotas en la playa de Mónsul, donde Indiana Jones (Harrison Ford) y su padre (Sean Connery) son perseguidos por un avión nazi después de un aterrizaje forzoso, eran en realidad palomas, una especie que nunca había habitado la playa hasta ese momento. Cosas del cine. Allí se quedaron. Más localizaciones: el claustro de la Escuela de Artes y Oficios de la ciudad de Almería es el palacio de Hatay en el film. La estación de tren de Guadix se convirtió en Iskenderun, ciudad de Oriente Medio con camellos, mercado, hombres con turbante y mujeres con velo. Y en Tabernas rodaron las secuencias de los tanques, donde el aventurero busca a su padre a través del Cañón de la Media Luna.

Star Wars, locura de fans

Plaza de España (Sevilla)

Plaza de España (Sevilla)

Aunque no estuvieron ni una semana en Sevilla, George Lucas y Natalie Portman levantaron tanta expectación cuando se anunció el rodaje de “Star Wars: Episodio II. El ataque de los clones” (2002), que las líneas de la AFC se colapsaron. “Nos llamaron fans de todo el planeta ofreciéndonos dinero para ser figurantes”, recuerda Querol. El set fue la Plaza de España, y el equipo estaba rodeado de tanta seguridad que apenas podían moverse. De aquello no quedó nada, como suele ocurrir con los decorados de cine. “Este año intentamos que se conservaran algunos de “Exodus” pero ha sido imposible. Suelen estar en espacios privados y a las productoras no les interesa que la gente pasee por los sets”, confiesa Querol, añadiendo que otros países sí invierten en campañas para atraer al turismo cinéfilo “como Inglaterra con Robin Hood o Croacia con Juego de Tronos”.

Los cuatro films españoles de Ridley Scott

Es uno de los cineastas que mejor conoce el país. Aquí ha rodado “1492, la conquista del paraíso” (1992), “Exodus” (2014), “El Consejero” (2013) y “El reino de los cielos” (2005). Desde Fuerteventura a Alicante, pasando por las Bardenas Reales de Navarra, Huesca, Jumilla, Salamanca o Trujillo. “Scott siempre insiste en la autenticidad de los monumentos, y nos pide espacios como la Mezquita de Córdoba, aunque finalmente no conseguimos el permiso de la Iglesia”, confiesa Piluca Querol. Con su última película se quedaron en España, entre Almería y Canarias, 43 millones de euros. “Durante la preproducción de “Exodus”, en agosto de 2013, descendió el paro en Almería. Había días con 1.000 personas en el set. Todo cuenta: alquiler de vehículos, vestuario, carpinteros… Lo mismo ocurre en Canarias, con un régimen impositivo especial: cuando termina la temporada turística, los equipos de cine ocupan hoteles y restaurantes”. Eso, sin contar con la impagable promoción de los actores más activos en las redes sociales, como Aaron Paul (Breaking Bad), que salió casi cada noche durante el rodaje de “Exodus”, pinchó en garitos y anunció desde su Twitter: “Querida Almería, gracias por ser tan perfecta. La gente aquí es mágica. Te quiero por siempre y para siempre”.

Parque Natural de las Bárdenas Reales (Navarra)

Parque Natural de las Bárdenas Reales (Navarra)

De Soderbergh a Coppola

El director Jim Jarmusch rodando 'The Limits of Control' en Madrid (2009)

El director Jim Jarmusch rodando ‘The Limits of Control’ en Madrid (2009)

Steven Soderbergh descubrió el arte de rodar en España con “Che: Guerrilla” (2008), cinta que paseó por Madrid, Zalamea la Real, El Campillo (Huelva) y Los Navalucillos (Toledo). Cuatro años después volvió para hacer “Indomable” (2012) en Barcelona. Ese mismo año se estrenó “Cloud Atlas”, que los hermanos Wachowski rodaron en Mallorca. La tomatina de Buñol es la imagen que abre el drama maternofilial ‘We need to talk about Kevin’ (2011), protagonizado por Tilda Swinton a las órdenes de Lynn Ramsay. El admirado Francis Ford Coppola viajó hasta Alicante para dirigir “Tetro” (2009). Jim Jarmusch hizo “Los límites del control” (2009) en Madrid, Sevilla y Níjar. Robert de Niro, Kathy Bates, Harvey Keitel, Gabriel Byrne protagonizaron “El Puente de San Luis Rey” (2004) en Málaga. Y el taquillero Ron Howard ha elegido Alajeró (La Gomera) y Yaiza (Lanzarote) como escenarios de su film “Heart of the Sea”, que se estrenará en 2015.

¿Qué vehículo de Ford ves ideal para un viaje de cine? Solicita aquí tu prueba de vehículo Descarga tu catálogo Entra y configura tu Ford